Hipopótamos: las problemáticas huellas de Pablo Escobar casi después de 30 años de muerto

Los hipopótamos que llegaron a Colombia en 1980 se han convertido en un peligro que puede traer diversas consecuencias. Los animales están afectando los ecosistemas locales, especies nativas y en casos extremos, pueden poner en peligro a la población local. Expertos han afirmado que es necesario sacrificar esta especie para acabar con la problemática.

La población de hipopótamos en Colombia ha crecido exponencialmente en las últimas décadas. La falta de controles para evitar su reproducción, así como los límites para su movilidad y la dificultad para reubicarlos han sido las causas. La especie es originaria de África, sin embargo, devolverlos a su ecosistema es complicado.

Le podría interesar:  Científicos proponen sacrificar a casi 100 hipopótamos de Pablo Escobar

Expertos recomendaron sacrificar la población, la cual se estima que es entre 65 y 80 hipopótamos actualmente. Así lo señaló un estudio publicado en la revista Biological Conservation. Lo anterior, con el fin de evitar efectos negativos a largo plazo, así como frenar su reproducción. 

La especie llegó en 1980, luego de que Pablo Escobar importara un macho y tres hembras para unirse a su colección de animales salvajes. Estos, fueron ubicados en el zoológico privado en la Hacienda Nápoles, ubicada en Puerto Triunfo, Antioquia.

A la muerte del narcotraficante, otras especies fueron reubicadas, sin embargo, los hipopótamos se quedaron porque eran difíciles de capturar y transportar.

Hasta el momento, la única solución viable es sacrificarlos. Su castración o traslado resultan alternativas imposibles para erradicar este problema. La primera porque solo solucionaría el nivel exponencial de reproducción y no el daño al ecosistema. Además, llevarlos a otro lado acarrearía costos muy elevados y podría ser peligroso.