Más de 28.000 raciones de alimentos habrían sido destinados a beneficiarios ya fallecidos

La Contraloría General de la República identificó 69 alertas en la entrega de raciones de alimentos que hicieron contratistas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) a supuestos beneficiarios durante la pandemia del Covid-19, en ejecución del Programa de Canastas Nutricionales

Al hacer el seguimiento a este programa se encontró, que 15.580 acudientes que recibieron las raciones aparecen reportados como fallecidos en la Registraduría Nacional.

Además, en el municipio de Chimichagua, Cesar una mujer aseguró ser la madre de 172 niños y niñas en ese municipio, lo mismo que de un menor en Fundación Magdalena y Buenaventura. Un hombre aseguró ser tío político de 134 menores de edad y recibió las canastas de todos ellos.

De igual forma, se detectó también que en el país se hicieron 48 entregas de raciones a 21 menores de edad que, según la base de datos de la Registraduría, también fallecieron en fechas anteriores a dicho suministro.

La DIARI detectó que de esas 28.018 entregas de raciones a acudientes de menores de edad que aparecen en las bases de datos como fallecidos, 4.548 se realizaron en el departamento de La Guajira en los meses de mayo, junio y julio.

Al multiplicar la cantidad de raciones que se entregaron a estas personas fallecidas por el valor más bajo de una ración que es $80.000, la suma de esta alerta de la DIARI es de $2.241 millones aproximadamente.

Para la Contraloría General de la República las anomalías encontradas fueron por el diligenciamiento de las planillas de control por parte de los contratistas y operadores del ICBF que realizan las entregas.

Más contenido de la ciudad de CALI


Te podría interesar esta publicación, dale click o tap y mantente bien enterado: