Esta es la razón por la cual amamos la comida crujiente

Esta es la razón por la cual amamos la comida crujiente

Una de las primeras cosas que tenemos que partir es que el sonido es el sabor olvidado. La comida no solo se trata que entre a nuestra boca; es una experiencia para el olfato, los ojos, el gusto y también el oído.

Por esta premisa, el psicólogo experimentar Charles Spence, ha investigado durante dos décadas la forma en la que el cerebro interpreta la información de cada uno de los sentidos y cómo estos influyen a la hora que vamos a comer. Por tanto, el especialista asegura que las experiencias culinarias son multisensoriales. En cuanto a la comida crocante, hay varias teorías por las cuales nos puede llegar a gustar tanto. Se basa en que los alimentos saludables que están frescos, como las verduras, son crujientes. Por lo cual es el primer asocio del cerebro. Pero paradójicamente, la comida chatarra también suele serlo (una papa a la francesa, por ejemplo).

Spence también menciona que otra de las razones ligadas a esta experiencia, es que al ser crocante pensamos que el sabor dura más. También dijo que esto es algo que saben las empresas de comida y que «no es casualidad que las papas fritas se vendan en bolsas de plástico especialmente ruidosas; es puro marketing intuitivo». Otra de las curiosidades es que la música puede ayudar a identificar los sabores de las comidas. Por lo menos, los sabores dulces y agrios están relacionados con notas altas. En cuanto a los amargos, están ligados a las notas de baja frecuencia. Es decir que si mientras estás escuchando una música que contenga notas altas y te comes una torta de chocolate, se podría intensificar el sabor.

Más contenido relacionado con Entérate Cali