No hay que olvidar, por ningún motivo, quienes sacrifican sus vidas

Sacrifican sus vidas a diario en todo esto que estamos viviendo. Pero para ellos las gracias no son necesarias, ni un aplauso. Sus mayores victorias están en quienes tienen en frente. Los actos más simples de la vida: respirar, abrir los ojos, pronunciar palabras, mover una articulación, para los médicos, esta es la señal de agradecimiento de quien no tenía esperanzas.

Dejan de lado sus familias y sus hogares para ayudar a quien ni siquiera conocen. Esta es la mayor muestra de empatía en un ser humano. Poner en riesgo su propia vida para hacer mejor la de los otros. Aunque también no solo son ellos, es el equipo que conforman, la nueva familia que encuentran dentro de un hospital. Desde el vigilante, secretarias o secretrarios, enfermeras, auxiliares y médicos.

Aquella fascinación por el ser humano, por entenderlo a nivel biológico y también sentir aquello que ellos sienten. Tratar de transformar sus vidas, lo que les duele y reponerlos para que la vida no les pese tanto. Aunque no solo son buenos momentos. La pérdida de un paciente es como si les arrancaran algo propio. Entonces, por favor, no olvidemos a aquellos que sacrifican sus vidas a diario.

Más contenido relacionado con Entérate Cali


Te podría interesar esta publicación, dale click o tap y mantente bien enterado: