Orient Cable reemplazó la transmisión por otra película llamada Captain Barbell, intentando minimizar el bochornoso caso, pero esta película también fue obtenida al parecer de manera ilegal, hechos por los cuales enfrentan grandes consecuencias legales.