fbpx

Ferdinand o, qué pasa sí sólo me paro a oler las flores

Ferdinand nació destinado para ser un toro de lidia, su padre lo fue y él tendrá que ser uno también.

Ferdinand cuenta en su banda sonora, con una canción de nuestro crédito colombiano Juanes, además de tener un pequeño papel en el film, como el padre de la protagonista. 

El problema es que Ferdinand, literalmente, quiere parar y oler las flores, no desea el destino que le han fijado. Ferdinand, (para Latinoamérica se tradujo como Olé, el viaje de Ferdinand) es un film animado de reciente estreno en Colombia. Dirigida por el exitoso director de origen brasileño Carlos Saldanha –Ice Age (02), Robots (05) y Río (11) entre otras-

Ferdinand explora las vicisitudes que enfrentamos cuando decidimos no seguir por la senda que se nos ha planeado como destino. Por otro lado es una fuerte declaración en contra de la violencia y a favor del entendimiento entre los contrarios. Ferdinand se basa en un libro publicado en 1936 llamado El Cuento de Ferdinand, escrito por el norteamericano Munro Leaf. Hace 80 años Disney hizo un cortometraje precioso sobre esta bella historia, lo que le hizo merecedor de un Oscar.

En esta oportunidad ha sido Blue Sky Studios la que ha tomado la historia para adaptarla a la gran pantalla. Y para ello, ha reclutado a un selecto grupo de voces entre las que destaca John Cena y Kate McKinnon. También se incluye en el reparto actoral –igualmente se hace presente en la banda sonora- a nuestro crédito colombiano Juanes. Es resaltable que la cultura española, reflejada en el largometraje, no es, cómo Hollywood suele hacer, presentada como igual a la latinoamericana, además de un gran esfuerzo por hacer que la animación se ajuste con fidelidad a las locaciones reales.

Ferdinand tiene un bello mensaje: el destino lo marcas tú.

Ferdinand, basado en un libro de hace 80 años, tiene un mensaje que no pierde actualidad: no dejes que te marquen el destino.

El tratamiento que se le da a una tradición que no compartimos en lo absoluto, pero que respetamos, es adecuado. Ferdinand no pretende caricaturizar la fiesta brava, ni tampoco convertirse en manifiesto anti taurino, se busca unir antes que dividir. Quizá se debe, especulamos, a que al ser el director de origen latinoamericano, entiende mejor esas particularidades que un anglosajón.

John Cena, un tipo rudo que inició su carrera como luchador profesional, ha venido incursionando lentamente en la gran pantalla. En principio en papeles de tipo duro y de acción, pero de a poco ha progresado hacia roles más demandantes. En Ferdinand, los entendidos en la materia, han alabado el desempeño vocal del actor, alejándose de su imagen de cachas. Quizá el film no debió estrenarse esta temporada, dado lo duro que significa competir contra el campeón de la temporada en cuanto a animación se refiere: Coco, de Disney.

Pero su estreno ya había sido retrasado varias veces. La animación es excelente, los paisajes de la campiña española están fielmente recreados, y los personajes tienen un desarrollo propio. Ferdinand es un largometraje inteligente, bien desarrollado y construido, que no busca subestimar al público que lo va a contemplar. Intenta responder esa pregunta que muchos se han hecho en algún momento: ¿y qué pasa si no sigo mi destino?