fbpx

«En la Mira del Francotirador». Alegoría de un Irak destruido

En la Mira del Francotirador (The Wall, 2017) es el último film de Doug Liman (Identidad desconocida, Sr. y Sra. Smith) y se centra en dos soldados norteamericanos, que encontrándose de servicio en Irak, tienen un inesperado encuentro con un excepcional enemigo.

El film tiene como protagonistas a dos francotiradores en Irak

Los dos tiradores pensaban estar yendo a una misión rutinaria, pero olvidaron que en la guerra nada es de rutina. Inesperadamente se ven atacados por fuego preciso de francotirador,  siendo su atacante tan diestro, que destruye sus radios y cantimploras. Se destaca que el film no retrate a los contrarios de USA en la guerra como inútiles e ineficientes soldados. Pero eso es llevado al extremo, retratando al antagonista de los snipers norteamericanos como el poseedor de habilidades cuasi sobrenaturales. Capaz de advertir movimientos, dispararle en movimiento a soldados altamente entrenados y, con el tino de disparar eligiendo no matar.

Irak, para los norteamericanos actuales, va convirtiéndose en lo mismo que Vietnam para la generación de sus padres y abuelos. Una guerra que se ha metido bien adentro de su psique, que pervirtió su juventud y que arruinó su economía. Pero por sobre todo, una guerra que como la de Vietnam, será una batalla que no van a poder ganar. No saldrán victoriosos puesto que no es guerra, es un intento de imposición del más fuerte hacia el más débil.

Irak se está convirtiendo poco a poco en la cruz para los norteamericanos de esta generación.

Es el orgulloso Occidente tratando de implementar una visión del mundo, -la suya- a una sociedad oriental que considera «incivilizada». A pesar del fantástico despliegue de tecnología y recursos que hace gala en la región en donde nace la civilización. No se puede ganar esa confrontación, es imposible. No se le puede imponer nada al pueblo iraquí, pueblo que durante 5,000 años ha construido su estilo de vida.

Conflicto que por cierto se inició ilegalmente, cuando la guerra preventiva llevaba proscrita 60 años, la doctrina Bush la revivió. Irak era un actor importante en el control del estratégico y vital recurso petrolero, era necesario sacarlo de la ecuación. Para invadirle territorialmente se inventó el nunca demostrado bulo de las armas de destrucción masiva, era, se dijo, necesario hacerlo. Ocuparle fue otra historia, muertos por miles en 14 años de combates, un régimen débil, títere de europeos y norteamericanos. Se intentó reconstruir el país, desde luego en la forma y modo de los ocupantes, con su visión del mundo. En su soberbia, se proyectó llevar escuelas para «educar» el país, pero dichos muros nunca se llegarían a terminar. Muros que servirían como improvisados refugios para los soldados norteamericanos, como en el que se protegen los protagonistas del film.

Para finalizar, decir que el film es entretenido y claramente va más allá de ser una simple película de guerra.