¡Porqué todas las mujeres deben ver La Mujer Maravilla!

La más reciente película del universo cinematográfico de DC se ha mantenido como la más taquillera en los últimos dos fines de semana en Estados Unidos y Latinoamérica. Esta es la primera película de superheroes protagonizada por una mujer es más de tres décadas.

La historia de la princesa de las amazonas combina la acción, los efectos especiales y la sensualidad con un el tema del feminismo de una manera tan sutil, que quizás la mayoría de los espectadores no lo notan. Pero sin duda está ahí y hay varios componentes que lo pueden reafirman y que hacen que sea una película que las mujeres, si o si, deben ver.

El primero es que esta es la primera vez, después de casi tres décadas (sin contar su aparición en Batman Vs Superman), que la princesa de Themyscira llega a la pantalla grande y lo hace por todo lo alto, siendo la película derivada del universo cinematográfico de DC, con la mejor crítica hasta ahora. Superando a las anteriores películas del universo cinematográfico de DC.

El segundo componente es que es dirigida por una mujer; Patty Jenkings, quien además de ser la primera directora de una película de superhéroes, con esta cinta, tiene el título del mejor estreno de una película dirigida por una mujer.

El tercer componente, es su protagonista. Gal Gadot, a quien ya la habíamos visto debutar en la película Batman vs Superman, en donde, dicho sea de paso, le robo el protagonismo a Ben Affleck y a Henry Cavil. Gadot a parte de ser hermosa, algo que sin duda era necesario para representar a la amazona, es una actriz con un talento casi natural y que supo meterse en la piel de Diana como ninguna otra actriz podría haberlo hecho. Supo resaltar las características importantes del personaje; su inteligencia, su tenacidad y su bondad.

El cuarto componente y quizás el más importante, es el tiempo en el que llega la película a las salas de cine; Un momento en el que la lucha por la equidad de género y los delitos contra la mujer son temas que están en rojo en todas partes del mundo. En especial en latinoamérica y para ser más precisos, en Colombia, donde en 2016 fueron asesinadas 122 mujeres, a manos de sus parejas, ex parejas o familiares. Y aunque la película está lejos de ser un referente de la lucha feminista; su protagonista y la historia que tiene en el mundo del cómic hacen que el papel de la mujer en cierto modo se reivindique, al menos en la ficción.

La Mujer Maravilla, con todo y que no deja de ser solo un personaje salido de una historieta, es ese referente que el genero femenino necesitaba en este tipo de historias de acción. Ella es temeraria, fuerte, inteligente y tiene muy claro que los hombres no están por encima de las mujeres y que no son tan necesarios como la sociedad lo ha querido mostrar a lo largo de la historia.

Los hombres son importantes para la procreación. Pero en cuanto al placer son innecesarios. Wonder Woman. 2017.

La historia de Diana, deja claro que las mujeres no necesitan un superhéroe que las rescate o proteja, ya que ellas mismas pueden ser esa heroína que tanto han buscado. Ellas mismas pueden tomar el control de sus destinos y por que no, como le sucede a la princesa amazona, terminar siendo ellas las que rescaten a un ‘damiselo en peligro’.

La pertinencia de llevar esta historia a las pantallas grades, justo en estos tiempos, en donde tenemos gobernantes y lideres políticos como Trump, Puttin y Alejandro Ordoñez, es sin duda una acción contestataria y por que no, transgresora. Sin dejar de lado, que esto pertenece a la cultura pop y que, no deja de ser una película de superheroes más.
Pero, el precedente para que otras superheroínas de los cómics se tomen la pantalla gigante, queda abierto. Y no hablamos de personajes extremadamente sexualizados como ‘Gatubela’ o ‘Harley Queen’. Sino de personajes cuya belleza o sensualidad, no sea el único punto de referencia para comprar la boleta.
Claro que no se puede negar la belleza del personaje y de la actriz. Su traje diminuto en el que sus senos cobran mucho protagonismo y esa forma tan particular de mirar a su co-protagonista, el aviador Steve Trevor.

No faltaran los críticos que quieran mimetizar el éxito y lo acertado de la Mujer Maravilla, argumentando que se pueden contar mejores historias sobre mujeres reales; más inspiradoras y lo más importantes, reales. Historias como las de ‘Talentos Ocultos’, ‘La Horas’ o ‘Erin Brockovich’. Esos relatos que retratan mujeres audaces, imponentes y que fueron importantes en la historia. Y aunque tienen razón, no podemos tapar el sol con un dedo. Ahora el público general quiere acción, quiere efectos, quiere batallas épicas, quiere trilogías, quiere grandes producciones y eso es lo que la industria da.
Nos pueden seguir dando películas en donde la mujeres sean solo un objeto sexual como todas las de ‘Rápido y furioso’, o pueden optar por darnos una mujer bella y sexy, que también sepa dar unas buenas patadas y que además lleve un mensaje feminista e incluyente de fondo.