Quienes difundan vídeos de violaciones o pornografía infantil están incurriendo en un DELITO.

Luego de los distintos mensaje en vídeos y fotografías de menores de edad que son abusados el ICBF se pronunció y anunció que quienes incurran en el delito de difusión son igual de responsable a quien realiza el acto. 


El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar rechazó la divulgación irresponsable de vídeos, fotografías o cualquier otro tipo de material con contenidos explícitos de violencia sexual contra los niños, niñas o adolescentes.

«Frente al vídeo que circula en redes sociales relacionado con material de violencia sexual cuyas víctimas son dos niñas, el ICBF hace un llamado a la ciudadanía para que haga la inmediata denuncia a través de los canales establecidos por las autoridades para tal fin y se abstenga de difundirlo a otros usuarios de redes, toda vez que está atentando contra la dignidad y los demás derechos fundamentales de las niñas.«
Se recuerda que los usuarios de redes que al divulgar ese tipo de contenidos está incurriendo en el delito de pornografía con personas menores de 18 años, conducta que, como las demás formas de violencia sexual, constituyen graves violaciones de los derechos humanos. 
Nosotros como medio de comunicación le recomendamos a la comunidad de no difundir vídeos, imágenes y sonidos donde se vean involucrados niños y niñas menores de edad y también se les recuerda que el Código Penal Colombiano en su Artículo 218, modificado por el Artículo 24 de la Ley 1336 de 2009: «El que fotografíe, filme, grabe, produzca, divulgue, ofrezca, venda, compre, posea, porte, almacene, trasmita o exhiba, por cualquier medio, para uso personal o intercambio, representaciones reales de actividad sexual que involucre persona menor de 18 años de edad, incurrirá en prisión de 10 a 20 años y multa de 150 a 1.500 salarios mínimos legales mensuales vigentes”. 

Se invita a la comunidad a denunciar los casos de abuso infantil en la página www.teprotejo.org  un portal controlado por expertos en delitos informáticos y la Dijin (Dirección de Investigación Criminal e Interpol) donde se realizan monitoreos en la web sobre el delito de explotación sexual y pornografía infantil.