Lactancia en público ¿natural o inmoral?

¿Es usted de los que se
escandaliza cuando ve a una mujer amamantar a su bebé en un lugar público?

La lactancia aparte de ser algo esencial
en el crecimiento y desarrollo de todos los seres humanos, es el procedimiento
más natural y el vínculo más fuertes entre la madre y su hijo. Estudios revelan
que aquellos niños que fueron alimentados con leche materna, tienen un mayor
desarrollo cognitivo e intelectual. Pero, ¿Por qué es un acto tan satanizado? ¿Por
qué a la mayoría de personas le da ‘pena ajena’ y hasta enojo ver que una mujer
se baje la blusa, saque su seno y comience a darle de comer a su bebé?

Hace algunos días en Argentina se
organizó una ‘tetatón masiva’ después de que una joven de 22 años fue interceptada
por la policía prohibiéndole que alimentara a su bebé fuera de un banco. La joven
indignada, convocó por medio de Facebook a otras madres que como ella se han
sentido discriminadas e intimidadas por sacarse ‘las tetas’ en público para
amamantar a sus bebes. A la protesta acudieron un centenar de madres en Buenos
Aires y otras ciudades del país del sur, como La Plata, Rosario y Córdoba. Las
mujeres caminaron por las principales calles de las ciudades con los senos al
aire, exigiendo que este acto natural de conexión con sus hijos deje de ser
visto como algo perverso e indigno.

En Colombia, el prejuicio por
mostrar los senos en la vía pública no es lejano. Es normal ver modelos
posando en ‘toples’ en las revistas para caballeros, pero se sataniza a la madre
que en pleno trancón, saca su seno en el MIO para darle de comer a su hijo.

En
Bogotá, el centro comercial Salitre Plaza, tuvo que lidiar con un sin número de
quejas e insultos por las redes sociales después de habilitar una zona de
lactancia publica cerca a los baños. Los clientes de dicho establecimiento se
mostraban ‘indignados’ por ver senos al descubierto. 

Traducción: ¿lactando?
 Esto es un centro comercial, no está permitido que las mujeres descaradamente muestren sus senos.
Horsey, Los Ángeles Times.

En Cali, son varias las mujeres
que a diario deben enfrentar las miradas acusadoras de quienes no entienden que
la lactancia está muy lejos de ser un tema sexual y morboso; que ésta ayuda a
que el vínculo entre la madre y el bebé sea más fuerte y que es tan normal como
comerse un paquete de papas en un parque. “A veces cuando alimento a mi bebé en
el bus, la gente se queda mirándome con asombro y hasta con asco, como si
estuviera cometiendo un delito”, cuenta Lida Guerreo, una madre de 27 años para
quien alimentar a su bebé va mucho más allá de las ideas “retrogradas de la
sociedad”.
“Amamantar a tu hijo es respetar el
derecho fundamental de un ser humano de alimentarse. Los bebés no son como los
adultos que pueden controlar sus horarios de comida. Ellos tienen que comer
como mínimo cada dos horas. Las madres no deben detenerse a pensar en prejuicios antes que en el bienestar de sus hijos”. Marisol Jordán, comunicadora social y
madre. 
Desde mayo del año pasado, en el
país se empezó a promover la implementación de una ley que proteja y promueva
la lactancia en lugares públicos. Haciendo que las mujeres dejen de sentirse
avergonzadas por alimentar a sus hijos y que quienes las miran con morbo o desdén
entiendan que esto no deja de ser más que un acto normal. 
¿Está en contra o a favor de la lactancia en público? Cuéntenos.