Mitos sobre los antibióticos

Desde que Alexander Fleming descubrió la penicilina en 1928, los antibióticos han salvado gran cantidad de vidas y su uso se ha popularizado en todo el mundo, al punto de que están en casi cualquier parte.

Sin embargo, existen 5 mitos y errores que todos cometemos en el uso de estos medicamentos.

1 – Los antibióticos tratan todas las infecciones. MENTIRA. Estos medicamentos no tratan todos los microorganismos, solo las infecciones bacterianas y no las causadas por virus, como la gripe.


2 – Tomar antibióticos no tiene efectos secundarios. MENTIRA. Siempre existen efectos secundarios, tales como la diarrea, náuseas, vómitos, infecciones por hongos y afecciones al sistema nervioso. Además pueden destruir las las bacterias sanas del intestino favoreciendo a otras dañinas.


3 – Un ciclo completo de antibióticos dura, al menos, una semana. MENTIRA. Un tratamiento más corto puede ser suficiente dependiendo del caso. Siempre es vital consultar con el doctor para determinar la clase de medicamento y el periodo correcto de ingestión.


4 – Matar más bacterias siempre es mejor. MENTIRA. Existen diversos tipos de antibióticos, algunos de ellos atacan tanto a bacterias buenas para nuestro cuerpo como a las causantes de enfermedades.


5 – No hay problemas en tomar medicamentos sobrantes. MENTIRA. Puede resultar que la enfermedad que tienes no necesite antibióticos, o el tipo que consumes, o la cantidad que consumes, o el tiempo por el que lo hagas. Siempre es mejor acudir al doctor y no automedicarse.


Todos estos mitos, expuestos por ConsumerReports.org, han generado oleadas de nuevas enfermedades y el fortalecimiento de las existentes. Por eso es necesario que conozcas que debes y que no debes hacer.