10 Consejos para que las malas posturas en la PC, no te pasen factura después

Las dolencias más comunes que padecen los usuarios del ordenador son el dolor de espalda, que, según este estudio, afecta al 66% de los trabajadores, seguido del malestar de cuello (46%) y de cabeza (42%), la tensión en los hombros (41%) que está empatada con el malestar ocular (41%) y el dolor en las muñecas (29%).

El dolor de espalda guarda relación con el tiempo que las personas permanecen frente al ordenador en la misma postura. El de cabeza se produce por estar horas seguidas en una postura que no es la correcta o a una distancia, entre el usuario y la pantalla, que tampoco es la adecuada, y sin utilizar filtros, por lo que la pantalla emite brillos o destellos. Este compendio de factores puede originar dolor de cabeza, fatiga o malestar en los ojos.

El dolor en las muñecas (neuropatía periférica) es un problema al alza en los últimos años, debido a que los trabajadores permanecen sentados durante horas, utilizando el ratón con movimientos repetitivos. Esto puede conducir al síndrome del túnel carpiano, provocado por forzar la mano o la muñeca cuando, además, no está en posición natural, lo que conlleva que, poco a poco, se desgaste el nervio.

Diez consejos para mejor o evitar las dolencias

1. Trabajar en un lugar fijo, como un escritorio o una mesa, aumenta la disposición a adoptar una postura correcta.

2. Concienciarse de las posiciones correctas en el trabajo y saber cuáles son las principales zonas de peligro: la tensión en la espalda, el cuello y las muñecas.

3. Descansar cada cierto tiempo para evitar la fatiga.

4. Utilizar ayudas ergonómicas.

5. No recurrir a inventos como almohadas o cojines sobre las piernas para levantar la pantalla del portátil ni a enciclopedias, catálogos o libros para alzar el monitor del ordenador fijo. En lugar de ello, usar soportes de monitores y portátiles diseñados para tal fin.

6. No colocar los pies sobre una caja cualquiera, sino sobre un reposapiés para descansar las piernas.

7. Para preservar la salud visual, cuando no se disponga de una pantalla de TFT, utilizar un filtro de pantalla. En los monitores de última generación no es tan necesario.

8. Poner el monitor a la altura de los ojos, pero ligeramente hacia abajo respecto a este.

9. Sentarse recto, apoyándose en el respaldo de la silla y a una distancia de 55-60 cm frente a la pantalla, ya que situarse muy cerca puede irritar los ojos o producir cansancio visual.

10. Al escribir, utilizar atriles para colocar los documentos de consulta, a fin de no realizar movimientos repetitivos todo el tiempo para acceder a la información.