Un disfraz que la convierte en la princesa cenicienta en pocos segundos

Un disfraz muy chevere que pasa de ser una cenicienta humilde y con ropa fea al vestido de princesa con tan solo una par de giros y algo de «magia»