¡Quiero ser viral! Los 15 minutos de fama que dan las redes

Seguramente han escuchado el dicho que reza ‘todos merecemos nuestros 15 minutos de fama’. Este popular adagio hace referencia a que todos merecemos algo de reconocimiento, así sea por una vez en la vida. Y aunque es cierto que se le debe honor, al que honor merece. En esta era digital, esos 15 minutos de fama, pueden convertirse en toda una pesadilla para quienes los protagonicen.

Ahora ser famoso está al alcance de un comentario desafortunado en Twitter. Una foto muy sugestiva en Instagram. O un vídeo haciendo ‘el oso’ posteado en Facebook. Las redes sociales te hacen viral. Pero las consecuencias de esa ‘viralidad’ la paga cada quien, cuando su dignidad y buen nombre quedan por el piso.

En Colombia, en los últimos años (o para no ir muy lejos) en los últimos días, más de un anónimo se ha convertido en toda una celebridad viral en las redes. Gracias a sus cuestionables decisiones.

A principios de esta semana, Sandra Lizeth Díaz, se hizo viral después de ser grabada cuando agredía física y verbalmente a dos agentes de tránsito. Cuando fue detenida por no llevar los números de la placa de su moto en el casco. Díaz, iracunda, comenzó a golpear a las dos agentes, hasta dejarle serias lecciones en el rostro a una de ellas. El vídeo del show de esta señorita, se regó por las redes sociales como agua que va al mar.

Imagen tomada de un vídeo grabado con celular.

Insultos, memes, gente a favor y gente en contra. Fue todo lo que generó. ¿Las consecuencias? A Sandra Lizeth la detuvieron y le presentaron cargos por violencia contra servidor público. Horas después fue puesta en libertad y un juez le dictó medida de aseguramiento no privativa.

Y aunque Díaz se salvó de ir a la cárcel (hablaban de tres a cuatro años en prisión). Su cara y su ira, quedaron registradas en los celulares, de al menos, la mitad de los caleños. Algo de lo que su dignidad, difícilmente pueda recuperarse.

Willis la ‘niña nice’ viral. 

Apenas estábamos terminando de reírnos (sí, acepten que se rieron), de lo ocurrido con Sandra. Cuando una chica de nombre Isa Wills, subió a su perfil de Instagram, un vídeo en el que, de una forma muy despectiva y altanera, se quejaba de los trancones que el paro de maestros estaba ocasionando en la ciudad de Bogotá. «Desocupados», «estúpidos», le dice la señorita Wills a los maestros. Por marchar para exigir mejores condiciones para las instituciones públicas. Y todo porque, el trancón, estaba retrasando un compromiso ‘muy importante’ que tenía.

Como era de esperarse, la lluvia de criticas no se hizo esperar. En Twitter se creo la etiqueta (HT) ‘Marchemos Por Wills’  y en cuestión de horas se hizo tendencia.

Wills, se volvió viral. Todo Twitter hablaba de ella. Y la señorita solo atinó a decir, que le habían hecho la tarde «bien divertida».

Racismo viral

Mientras la indignada Wills se volvía famosa por un día en Twitter. En esa misma red social, otra señorita, de cabello claro y ojos bonitos, despotricaba en contra de los indígenas del Cauca por sus protestas. Ella, desde la comodidad de su casa en EE.UU., preguntaba, con toda la ‘mala entraña’ del caso que, si a los indígenas no los «mandaba nadie». Y se atrevía a asegurar que ellos no «aportaban nada».

Estas desafortunadas palabras, como era de esperarse, también causaron indignación en varios usuarios de la red social del pájaro. Y, una vez más, volvieron viral a su protagonista.

.

¡No estudien, sean vagos!

Pero no solo los ‘anónimos’ se vuelven virales en redes sociales por sus comentarios. La semana pasada, la presentadora y periodista Mabel Lara, le recomendaba a los jóvenes colombianos «no estudiar comunicación social o periodismo», debido a que el mercado era muy competitivo y se gana muy poco.

Las palabras de Mabel penetraron en la mente de sus colegas como un cuchillo frío y afilado. La periodista, quien tiene todo el criterio y la experiencia para hablar del tema. Quizás se dejó llevar un poco por su posición de superioridad y su lugar privilegiado. Olvidando que el periodismo y la comunicación no solo se pueden ejercer en los grandes medios de comunicación. Y que, sin duda, y lo digo por experiencia propia, esta profesión es mucho más de pasión que de economía.

No es normal ver a quienes dan las noticias, ser una. Y aunque claramente Mabel no necesita ser viral ni 15 minutos de fama, ella la tiene tiempo completo. Sus comentarios la pusieron en boca o más bien, en los dedos, de todo el mundo.

El ‘sicario’ viral.

El año pasado, nos encontramos con otro sonado caso de ‘viralidad’ cuando el abogado uribista Ariel Ortega Martínez, se volvió viral después de haber amenazado al caricaturista ‘Matador’. Todos los noticieros hablaron de él. El Centro democrático le retiró su ‘credencial’. Fue entrevistado en cuanto programa radial se le atravesó. Fue llevado a la Fiscalía. Retenido, y posteriormente puesto en libertad.

Tuvo sus 15 minutos de fama y supo aprovecharlos muy bien. Hoy, es profesor en una institución universitaria de la ciudad de Cali. Y ‘las malas lenguas’, dicen que está en planes de lanzarse como candidato a la alcaldía de San Pablo, Nariño, de donde es oriundo.

Es claro que para ser ‘famoso’ o más bien, viral. Solo hace falta tener un mal día y escribir sobre el en alguna red social. Sí es en vídeo, mejor. Y si en su comentario está ofendiendo a alguien, mucho mejor. ¡Viralidad asegurada! 

Quizás quieras leer también: Ser periodista en Colombia (en la era digital) #DíaDelPeriodista

Más publicaciones Entérate Cali

Dam Mina

Comunicador social. Periodista. Realizador audiovisual. Escritor aficionado. Fanático #1 de Shakira y tío enamorado. ¡Por qué hacer las cosas mal si las puedes hacer bien!

Dam Mina ha publicado 70 y continúa. Todas las publicaciones de Dam Mina