Dos nuevos casos de feminicidio en Cali ¡Están matando a nuestras mujeres!

Solo han pasado 9 días desde el inicio del 2019 y ya hay dos aterradores y atroces casos de feminicidio en la ciudad. Los que se suman a los más de 24 casos que se registraron el año pasado. Parece ser que en Cali nos olvidamos que ‘las caleñas son como las flores’. ¡Están matando a nuestras mujeres! ¿Qué vamos a hacer?

Los más recientes casos; el de Lady Johana Morales, una administradora de 26 años, que fue encontrada muerta, con signos de tortura, a la orilla del río Cauca en Navarro. Y el de Gloriseth Virgen, una modelo de 30 años, quien fue baleada a plena luz del día cuando se disponía abordar un taxi. Prenden las alertas sobre la violencia de género que está azotando a la ciudad.

Cali ya no es una ciudad segura para las mujeres. Realmente no es segura para nadie. Pero son nuestras mujeres las que más están sufriendo por esta inseguridad. ¡Las están matando! Sí, así, por rudo y fuerte que suena. No mueren por cáncer de seno, a pesar de ser el tipo de cáncer que más se diagnostica en el país. Tampoco mueren por vejez. Y mucho menos mueren de amor. Mueren porque las matan. ¿Y por qué las matan? Ese es el gran interrogante.

Lady Johana fue encontrada amarrada con alambre de púas. Sin cabello, con las piernas fracturadas, sin huellas dactilares y sin un seno. ¿La mataron por robarla? ¿la asesinaron porque ella estaba haciendo algo malo?  ¿la mataron por equivocación? ¡No! según como fue encontrada, ninguna de esas razones concuerda o suena ‘coherente’.

Gloriseth fue sorprendida por un sicario cuando se disponía a abordar un taxi en el barrio Metropolitano. La escena, digna de una película de acción hollywodense, fue tan macabra, que hasta el taxista recibió un disparo en una pierna. Según el coronel Fabián Ospina, comandante (e) de la Policía de Cali. Todo indica que el responsable del asesinato de Gloriseth fue una antigua pareja sentimental.

“Tenemos serios indicios de que el atacante es la expareja sentimental de la víctima. De esto ya había unas denuncias. Ellos ya no convivían. En el marco de la investigación daremos con el responsable de este hecho”, dijo el coronel Ospina, al diario El País.

¿Feminicidio o asesinato?

Por la naturaleza de ambos hechos, se tipifican perfectamente como feminicidios. Según lo que dice la Ley 1761 de 2015 o ‘Ley Rosa Elvira Cely’. En especial, el caso de Lady Johana, ya que como se expresa en el artículo 104A de la ley, se considera feminicidio sí se: “Ejerce sobre el cuerpo y la vida de la mujer actos de instrumentalización de género o sexual o acciones de opresión y dominio sobre sus decisiones vitales y su sexualidad”.

El caso de Gloriseth, también cabe dentro de la tipificación de feminicidio. Ya que, en la misma ley se expresa que es feminicidio si el agresor tiene o tuvo algún vinculo familiar, intimo o de convivencia con la víctima.

Las autoridades locales se han comprometido a no descansar hasta dar con los responsables de ambos hechos. Y aunque eso es lo que se espera y quiere. Desafortunadamente no es suficiente. Los feminicidios y la violencia de género no terminan cuando se ‘agarra’ a los responsables. Porque estas situaciones se siguen presentando en diferentes escenarios de la sociedad y con diferentes dosis de gravedad.

Los casos que se denuncian o que se descubren, ayudan, pero aún son muchos los que se callan. Son muchas las mujeres que por miedo, presión social o falta de apoyo no denuncian a esas parejas violentas. Y desgraciadamente, muchas, terminan como Lady y Gloriseth.

Pero denunciar, también resulta una tortura. Como lo manifestó la teniente Kelly Sierra en entrevista con RCN radio. Sierra denunció que el pasado 28 de noviembre, fue abusada sexualmente por el capitán Eduardo Merchán. La teniente, ahora es acosada por compañeros de la institución. Y dice que “se ha generado una campaña de desprestigio en mi contra por parte de algunos oficiales de la Policía”. Además, el proceso judicial avanza de forma muy lenta y el capitán Merchán, por orden de un juez, está tranquilo en su casa.

Quedarse callada no ayuda. Denunciar tampoco. ¿Entonces que deben hacer nuestras mujeres para que dejen de matarlas? ¿Dejar de ser mujeres?

 

Tal vez quieras leer también: ¡Dios nos ampare de la desnudez femenina!

Dam Mina

Comunicador social. Periodista. Realizador audiovisual. Escritor aficionado. Fanático #1 de Shakira y tío enamorado. ¡Por qué hacer las cosas mal si las puedes hacer bien!

Dam Mina ha publicado 67 y continúa. Todas las publicaciones de Dam Mina