¿Tu perro come popo? Mira las razones de su comportamiento

Coprofagia en caninos es el nombre con el cual los veterinarios conocen la ingesta de heces, (propias o ajenas), que el perro realiza.

Pero esto no es algo que el perro realice por que si. Ya que existen diferentes razones para realizar este comportamiento:

  • Problemas de comportamiento. Ante situaciones de estrés, como la ansiedad a la separación o la soledad, o mayor necesidad de atención el perro puede desarrollar esta mala práctica.
  • Potenciar la comunicación olfativa. El sentido del olfato en los perros es el más importante para relacionarse y en las heces se encuentran potentes feromonas. Al comerse las heces consiguen oler «más al perro» y eso les agrada.
  • Falta de nutrientes. En los problemas páncreaticos dónde no se secretan adecuadamente las enzimas necesarias para la digestión y que impiden que el organismo del animal asimile correctamente este déficit en sus excrementos.
  • Olor y sabor agradable. Ciertas heces, como las de los humanos y algunos animales herbívoros, resultan ser apetecibles para los perros y encuentran en los excrementos un alto contenido en proteínas.
  • Mantener limpio el nido. Una hembra que acaba de parir a sus cachorros, puede llegar a comerse las heces para mantener de esta manera un espacio limpio para sus crías y alejado de posibles depredadores que puedan llegar a sus crías por el olor de las deposiciones.

Es necesario identificar la causa de la coprofagia para poder dar el tratamiento adecuado, de igual manera se recomienda llevar la mascota con un veterinario para prevenir enfermedades.

Vía: Yo veterinario – Dra. Karen Becker en Español

Otras noticias sobre Mascotas