Adiós, Juanma, ¡Gracias, Totales!

El próximo 7 de agosto estrenaremos presidente en Colombia. Bueno, estrenar es un decir, porque es bien sabido que realmente vamos a ‘repetir’. Ese mismo día, le diremos adiós, a quién, según la critica internacional especializada y muchos colombianos, es el mejor presidente que ha tenido el país en mucho tiempo.

Y aunque sea un poco exagerado darle ese titulo de ‘el mejor presidente’, Juan Manuel Santos Calderón, tiene varios puntos a favor que le ayudarían a defender ese puesto. Eso sí, no olvidaremos sus ‘metidas de pata’, como eso de que, “el tal paro no existe”. O las promesas incumplidas. ¿Les suena eso de que no iba a subir los impuestos? Sí, ¡hasta lo firmó “en piedra” y todo!

Tampoco le perdonaremos no haber sido un poco más ‘duro’ con la oposición y haberse dejado montar tanto por parte de Álvaro Uribe y sus secuaces. Aunque su diplomacia y serenidad son puntos a favor también.

A pesar de lo imperdonable y de lo incumplido, hay algo que todos los colombianos le debemos agradecer a ‘Juanma’: La paz.

Sí, en Colombia todavía mueren al rededor de 10 mujeres cada día a manos de sus exparejas. Todavía hay niños muriendo de desnutrición en la Guajira. Aún hay bandas delincuenciales que tienen azotadas ciudades y municipios como Cali, Buenaventura y Tumaco. Todavía se presentan actos de intolerancia hacia las personas homosexuales. Los canales privados de televisión siguen peleando de forma sucia por el rating y seguimos viendo a JotaMario todas las mañanas. Pero, esa guerra que todos los colombianos, directa e indirectamente, veníamos peleando desde hace más de cinco décadas, terminó. Y fue gracias a Juanma.

La Paz de Juanma

Juanma

El acuerdo de paz con las Farc fue el caballito de batalla de Santos en su campaña para la reelección. El bogotano nos prometió que si lo reelegíamos, terminarían los secuestros, las masacres, los atentados y Colombia por fin viviría en paz. La mayoría de colombianos creímos en sus palabras y en sus buenas intenciones y lo reelegimos.

Muchos de los que votaron por Juanma para su reelección, realmente no eran seguidores ni fanáticos. Me incluyo en ese grupo. Muchos lo hicieron (lo hicimos), con la esperanza puesta en lograr la paz. Pensando en las miles de víctimas que por fin serían reparadas. En las miles de familias que podrían vivir tranquilos en sus fincas. Por los muchos niños que ahora podrían ir al colegio sin pensar que podrían encontrarse con una ‘mina quiebra patas’. Votamos con esperanza.

Otros votaron por Santos, para no votar por ‘el que dijo Uribe’, que en ese entonces era Óscar Iván Zuluaga. Sí, yo tampoco me acuerdo de él. Y unos pocos votaron por Santos, por descarte. Lo cierto es que, al final, cuando ese 26 de septiembre de 2016, vimos el estrechón de manos entre Juanma y Timochenko, supimos que habíamos elegido bien.

Después de 267.162 muertes. 24.482 secuestros. 343 masacres. Y 52 años. Las Farc dejaban las armas para reincorporarse a la vida civil y política. Esta ultima parte el talón de aquiles del proceso. Pero más allá de lo que puede haber salido mal en el acuerdo, hay que reconocerle a Santos, más que a ningún otro expresidente, que, contra todo pronostico, e incluso con Uribe ‘respirándole’ en la nuca. Logró que una de las guerrillas más antiguas de la historia del mundo, se desmovilizara.

Quizás quienes vivimos en las grandes ciudades no nos percatemos de todo lo que ha cambiado. Al fin y al cabo, la verdadera guerra se vivía en el monte. En los pueblos y veredas. En las costas, en los puertos. Los protagonistas y víctimas de esa sanguinaria guerra fueron los campesinos, los médicos y maestros rurales. Los policías y militares. Los líderes sociales. Ellos sí vivieron la guerra de primera mano. Con algunas tristes e infortunadas excepciones, los citadinos no tuvimos que pasar por ese infierno.

Por esas razones, Juan Manuel Santos se merece nuestro respeto y gratitud. Tal vez un premio como el Nobel de Paz fue algo, digamos que, exagerado. Pero, su trabajo y lucha a favor de la paz, merecen ser reconocidos.

Así que, me atrevo a decir, que, por como pinta el panorama y debido a los retrocesos que solo en dos semanas se han hecho a nombre del nuevo gobierno. A Juan Manuel Santos, en unos meses, muchos lo vamos a estar extrañando.

Tal vez quieras leer también: 

Dam Mina

Comunicador social. Periodista. Realizador audiovisual. Escritor aficionado. Fanático #1 de Shakira y tío enamorado. ¡Por qué hacer las cosas mal si las puedes hacer bien!

Dam Mina ha publicado 62 y continúa. Todas las publicaciones de Dam Mina