Tres Anuncios por un Crimen: una metáfora de los Estados Unidos actuales

Tres Anuncios por un Crimen (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri – 2017) es una historia del dolor de una madre.

Con 7 nominaciones para los Oscars, Tres Anuncios por un Crimen se muestra como una fuerte opcionada este año

La temporada de premios está demostrando un tinte bastante político este año, especialmente en cuanto se refiere a las mujeres. Quizá sea una manera de expiar tantos años de silencio frente a los depredadores sexuales al interior de Hollywood. Tres Anuncios por un Crimen coincide, entonces, con un clima propicio para exponer a mujeres fuertes, aguerridas, sin temores, indomables. La película muestra a Mildred Hayes (Frances McDormand) buscando justicia por el horrible crimen del que fue víctima su hija. Una hermosa adolescente que fue violada e incinerada viva y que, tras 7 meses del hecho, éste se mantiene irresuelto.

Tres Anuncios por un Crimen es el tercer largometraje de Martin McDonagh en Estados Unidos. Le preceden In Bruges (08) Seven Psychopaths (12). 

Harta de esperar, Mildred decide volver mediático su caso y renta tres vallas publicitarias para presionar al sheriff del pueblo. Las vallas, en un tono rojo sangre acusatorio, hacen varias preguntas sobre la falta de resultados en torno al crimen. Chief Willoughby (Woody Harrelson) es un honesto oficial de policía de Ebbing que no ha podido resolver el caso. Cuando los tres anuncios empiezan a hacer ruido en la comunidad y convocan a los medios, Willoughby lo toma personal. Quiere que los anuncios se retiren; pero Mildred, ya en modo de combate, se niega a ello, detonándose el conflicto. Tercia en la pelea uno de los personajes mejor construidos e impecablemente actuados de los últimos tiempos: Dixon (Sam Rockwell).

Sam Rockwell logra una actuación brillante como el racista y torpe policial Jason Dixon

Un redneck a carta cabal, Dixon funge como policía en Ebbing; pero su accionar profesional está lejos de ser satisfactorio. Racista, ineficiente, violento e inseguro, Dixon toma los anuncios como un ataque hacia la figura de su jefe y héroe. Estúpido e irracional, hay algo en lo que Dixon cree: la ley; y genuinamente siente que han hecho su trabajo. Cuando entiende que su deber como policía es impartir justicia, entra en el camino que le llevará a la redención. Se roba el show Sam Rockwell en Tres Anuncios por un Crimen. Eterno secundario, su rol como policía perdedor incompetente, pero con un sentido elevado de lo correcto, le ha hecho brillar esta temporada.

Su cine no hace concesiones frente a lo considerado políticamente correcto, lo que se ve claramente en Tres Anuncios por un Crimen.

Ganador del Globo de Oro al actor de reparto, los Oscar le esperan con gran posibilidad de llevarse la estatuilla. Si lo gana será justificado. El que esté familiarizado con el cine encontrará que Tres Anuncios por un Crimen tiene cierto sabor al género western. Tanto la música como la forma en que la protagonista, de armas tomar, asume la búsqueda de respuestas, son propios del cine de vaqueros. Es inevitable no evocar la película High Noon (52), cuando el personaje de McDormand recibe el rechazo del pueblo entero. Actriz consagrada, McDormand ha ganado la triple corona –Emmy (televisión), Tony (teatro) y Oscar (cine)– este último por Fargo (96). En la próxima ceremonia de los Oscars tiene una alta probabilidad de repetir por Tres Anuncios por un Crimen.

Un pueblo pequeño y pintoresco, pero con una gran tragedia

Retratada como una madre en modo berserk, de boca sucia y matoneadora de su propio hijo, Mildred solo quiere justicia. El largometraje desnuda esa apacibilidad de los pueblos pequeños de Norteamérica, paisajes como hermosas postales, de gente amable y cálida. En su interior bulle la rabia de la pobreza y el racismo. Y como en el sur, se respira la nostalgia de otros tiempos en donde el hombre blanco era la ley. Es la vieja América profunda en su máxima y pintoresca expresión. Tres Anuncios por un Crimen puede interpretarse como una alegoría de los propios Estados Unidos actuales, de su situación interior. Una grandiosa nación, pero pletórica de contradicciones, que prefiere cerrar filas y saludar a la bandera antes que buscar soluciones.

A caballo entre el humor negro y el drama, Tres Anuncios por un Crimen es un estudio casi clínico sobre un pequeño pueblo de la América profunda.

De destacarse también la actuación de Woody Harrelson como el jefe de policía Willoughby en Tres Anuncios por un Crimen. Impotente y quizá algo incompetente para resolver el crimen, sólo quiere vivir en paz los últimos días con su familia. Harrelson tiene una amplia carrera actoral que ha puesto tanto al servicio de grandes producciones como de la escena indie. El largometraje está funcionando bastante bien en taquilla, logrando el equilibrio entre aceptación del público y alabanzas de la crítica. Presentándose como un fuerte contrincante para el Oscar, Tres Anuncios por un Crimen es una fábula sobre venganza y redención. Un poderoso nuevo clásico.

Demoledora actuación de Frances McDormand como Mildred Hayes, una madre que mete presión a la policía para que resuelvan el crimen de su hija

Andres Vargas

Historiador profesional, educador, obsesionado por el cine y la literatura. No hay nada más hermoso que un film con trasfondo histórico y que esté basado en una obra literaria.

    Andres Vargas ha publicado 85 y continúa. Todas las publicaciones de Andres Vargas