Sed de Mal, la obra maestra del film noir americano, llega a 60 años

Touch of Evil, obra maestra del film noir que dirigiera Orson Welles, se estrenó el 1 de febrero de 1958.

Touch of Evil es una cátedra de como hacer cine negro.
Las sombras jugaron un papel fundamental en la película

Conocida en Hispanoamérica como Sed de Mal, Touch of Evil es cita obligada para todos los amantes del cine negro. Welles logró involucrar en él a estupendos actores de los años dorados hollywoodenses como Marlene Dietrich o Zsa Zsa Gabor. También contó con grandes estrellas como Charlton Heston, Janeth Leigh y, además de dirigir, Welles incluyó su propia presencia actoral. Touch of Evil inicia con un largo plano de Heston y Leigh entrando a la frontera de los Estados Unidos.

Orson Welles nunca logró ver a Touch of Evil con la edición final que él había planeado originalmente

Esta secuencia, que dura 3 minutos 20 segundos, se considera menudo como uno de las mejores escenas del cine. Su elegante factura y conducción, ha influenciado, entre otros, escenas en filmes de directores como Scorsese, De Palma o Tarantino. Orson Welles, que en ese entonces ya había inscrito su nombre en piedra como leyenda del cine, no pensaba dirigirla. Pero dado que el estudio quería a Heston como protagonista y éste -al saber que Wells estaba a bordo- manifestó su interés por trabajar bajo la tutela del legendario cineasta, Wells terminó siendo actor y director en Touch of Evil.

Dos leyendas del cine en un solo plano: Orson Welles y Charlton Heston

La trama gira en torno a Vargas (Charlton Heston), un anti-narcóticos mexicano al que involucran en un sórdido complot. Traficantes atentan contra él y su esposa (Janet Leigh), cuando una bomba explota en su auto apenas cruzan a USA. Del caso se encarga Quinlan, al que Orson Welles interpreta, un obeso policía que gusta de usar métodos pocos ortodoxos. Esto incluye plantar evidencia falsa y conjurarse con otros delincuentes a fin de alcanzar el éxito en sus investigaciones policiales.

Universal ha remontado Touch of Evil debido a lo que los ejecutivos calificaron como un contenido caótico

Nos gustaría imaginar cómo sería un film previo, que mostrase como este personaje fue perdiendo sus ideales, abrazando la corrupción. El largometraje se configura como un ejercicio visual que intenta mostrar como la corrupción se disfraza de abnegación al deber. De cómo esa porosa frontera –hoy al igual que ayer- es en sí misma un microcosmos de infamia y perdición. Touch of Evil se convierte también en vehículo de denuncia del escandaloso racismo ejercido por las autoridades del poderoso país del norte contra sus vecinos más pobres y débiles del sur; sorprendente puesto que estamos hablando de los años 50.

En Touch of Evil, Charlton Heston y Janet Leigh son esposos

El film se rodó en blanco y negro, lo que permitió a Wells memorables escenas llenas de luces y sombras. Su actuación, personificando a un policía de frontera corrupto (pero que se cree del lado de la ley) es memorable. La película marcó la reentrada del legendario director al cine norteamericano, luego de rodar tres películas en el viejo mundo. Los estudios de Hollywood tenían reticencia a emplearle. Se había granjeado fama de no apegarse a tiempos, de excederse en los presupuestos y de perfeccionista a ultranza, lo que no agradaba a los ejecutivos que pensaban solo en ganar dinero.

Se volvieron a rodar otras escenas resultando que, al estrenarse, Touch of Evil fue un fracaso de crítica y taquilla.

Para combatir esta imagen que se le adjudicaba, Welles fue meticuloso en su trabajo y cumplió con profesionalismo lo pactado. Pero el estudio intervino en el montaje y el producto final distó de lo que Orson Welles quería para Touch of Evil. Éste era un problema recurrente, ya que nunca sus películas se montaban de acuerdo a su visión de ellas. Décadas después se encontró un detallado documento sobre como montar Touch of Evil, reeditándose hace 20 años bajo esa premisa. Touch of Evil se considera como el último de los largometrajes adscribibles a la época dorada del cine de Hollywood.

Touch of Evil es una joya cinematográfica que demuestra el talento de Orson Welles, tanto delante como detrás de cámaras.

El Ángel Azul, Marlene Dietrich, hace un pequeño papel en el film

Andres Vargas

Historiador profesional, educador, obsesionado por el cine y la literatura. No hay nada más hermoso que un film con trasfondo histórico y que esté basado en una obra literaria.

    Andres Vargas ha publicado 85 y continúa. Todas las publicaciones de Andres Vargas