El Ejército de las Tinieblas, la conclusión de la saga The Evil Dead cumple 25 años

Army of Darkness es la tercera parte de la trilogía de horror que inició con The Evil Dead.

Con tintes de sexplotaition, el póster de Army of Darkness muestra a Ash con su ya característica moto-sierra.

En sus 25 años, vale la pena revisar este gran clásico de la comedia del horror del dúo Campbell-Raimi. Como en las dos anteriores entregas, en la tercera, que fue titulada Army of Darkness, Ash patea algunos traseros demoniacos; pero, esta vez nuestro héroe lo hace al estilo medieval. Sam Raimi convierte Army of Darkness en uno de los mejores clásicos del horror y la comedia. Ya The Evil Dead II: Dead By Dawn daba pistas sobre hacia donde iba a encaminarse el tercer largometraje: un túnel absorbe a Ash y a su Oldsmobile 73’, depositándolo en la Inglaterra del año 1,300 A.C.

Army of Darkness cerró, pero al parecer no para siempre, el ciclo de la excelente trilogía de The Evil Dead.

Apareciendo en medio de una batalla, en principio toman a Ash como un demonio: sin embargo, cuando éste mata a un dragón, es aclamado como salvador. Las herramientas que llevó desde el siglo XX (el auto, la motosierra y la escopeta o «palo de fuego») le dan una ventaja sobre las armas medievales, haciendo que Ash sea considerado prácticamente como un dios de la guerra. Aquí también, como en las dos entregas anteriores, aparece un libro que es la conexión con las criaturas del infierno. El Necronomicón o Libro de los muertos, libro que servirá para traer la paz y devolver a Ash a casa.

En plena Edad Media poseer el «palo de fuego» era una ventaja.

En Army of Darkness no se contempla tanto gore, sangre y horror como las dos películas anteriores. Sin embargo, se ha ganado un sitial de honor en el cine de los 80. Es salvajemente entretenida, utiliza muchas frases ingeniosas y un montón de comedia slapstick, al estilo de Los Tres Chiflados. A todo eso se le agregan espíritus malvados y creaturas del averno que quieren arrebatarle el alma a Ash. Bruce Campbell se consagra en su papel de Ash, el idiota arrogante al que no le importa qué le suceda. Para Army of Darkness el personaje ha evolucionado y no hay forma de imaginar a la trilogía sin él. Sí, no negamos que Army of Darkness sea una película con poco sentido.

Con Army of Darkness Sam Raimi tomaba un gran riesgo, en tanto que se apartaba del más puro horror para adentrarse en los caminos de la comedia.

Cómo puede construir Ash una mano mecánica para su amputado apéndice en pleno medioevo inglés, lo ignoramos por completo. Aparte de no ser realista, sus diálogos tampoco lo son y apuntan más a provocar hilaridad que otra cosa. Pero ese es el estilo de comedia de Raimi y es en este film donde más lo usa. No obstante, son éstas las cosas que hacen que Army of Darkness sea genial y entretenida. Si no se juzga demasiado al film por ello, al espectador le espera un enorme caudal de diversión. Para aquellas nuevas generaciones que llegan al largometraje, fanáticos actuales de la película, se recomienda consultar la versión corta del director. Posee un excelente final alternativo, muy distinto al original; ni peor ni mejor, solo distinto.

Esta no sería la última vez en que Bruce Campbell se metería en la piel de Ash.

Hay suficiente sangre, gore, maquillaje y efectos de sonido en Army of Darkness para asustar –sobre todo a niños y gente fácilmente asustable–. Mas si se ha estado cercano al género duro del terror, es dudoso que esta película llegue a estremecer. Eso no significa que no pueda verse. Cualquier fanático del horror aún aplaudirá este gran clásico. Sam Raimi muestra creatividad y originalidad en el género, misma que no se ve a menudo en el horror. Solo Sam Raimi sabe cómo viajar del horror de bajo presupuesto directo de The Evil Dead a la chispeante experiencia de horror medieval diez años después. Pero obviamente el experimento le ha funcionado, considerando que la serie puso en marcha su prometedora carrera hasta las alturas de Spider-Man de Hollywood.

Existe un final alternativo de Army of Darkness -que no develaremos aquí- que no fue bien recibido por el estudio, por lo que se cambió por uno más esperanzador y redondo.

La mezcla de comedia y terror crea una película maravillosa. La segunda parte de la trilogía es sin duda la mejor, pero Army of Darkness le sigue de cerca. Así que mientras se disfruta de la estupidez sin pensárselo, queda en mente la pregunta: ¿qué habría pasado si el horror triunfase sobre la comedia? Su tontería es aún mejor que las películas «tontas» de hoy, largometrajes repetitivos e insubstanciales que no logran ser divertidos. Army of Darkness evita conducirse por esa ruta. Dado que la situación en sí misma es tan absurda, Raimi y compañía nunca necesitan burlarse de otra cosa. No hay mejor actor que Bruce Campbell en el papel de imbécil. Es una lástima que nunca haya evolucionado hacia papeles de primera línea.

Army of Darkness es la más hilarante de la trilogía.