El BOPE va a la guerra: Tropa de Élite a 10 años de su estreno.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Se cumplen 10 años del estreno de una de las mejores películas brasileras de los últimos tiempos: Tropa de Élite.
El largometraje se alindera con ese cine tan típico del ‘pais mais grande do mundo’. Que busca mostrar de modo tan realista la historia, que es casi un documental.

El argumento se centra en Nascimento, interpretado por un Wagner Moura antes de que Netflix lo volviera Pablo Escobar. Capitán del Batallón de Operaciones Especiales, cuerpo militar y policial, cuyo entrenamiento lo hace una letal máquina de matar.

Nascimento quiere dejar el cuerpo, disfrutar a su hijo en compañía de su bella esposa; pero para ello debe encontrar un reemplazo, un efectivo que sea capaz de recibir su testigo y enfrentar a los traficantes, y poder asumir la delicada misión de proteger la visita papal del 97 a Brasil.

Tropa de Élite

El BOPE, la fuerza en la que se centra el film, nace en 1978 para hacerle frente al poder corruptor del narco. Su filosofía, su entrenamiento y efectividad dista enormemente de la policía militar tradicional. Reciben extensa instrucción en armas cortas y largas, lo que los hace temibles tiradores. Aprenden lucha cuerpo a cuerpo, también con cuchillos y las manos desnudas.
Así mismo, se les hace pasar por extremos cambios de temperatura. Es posible que nadie entrene hombres como el BOPE.

Usan un uniforme es negro, probablemente para intimidar y su escudo una calavera atravesada por dos pistolas y un machete. Está destinado a la única misión de combatir contra la enorme influencia del narcotráfico.

Lo dice Nascimento al principio del film. «Las armas que en todo el mundo se usan para la guerra, en Río se usan para el crimen. Así que cuando el BOPE sube al morro a patrullar en las favelas, sube para matar…»

Tropa de Élite

El capitán encuentra en Matias y Neto, dos incorruptibles cadetes del cuerpo a sus posibles reemplazos. Pero el destino dirá otra cosa. El largometraje fue en su momento criticado por su excesiva violencia y tono fascista. Y en un país como este, con problemas permanentes con las fuerzas policiales, este film tiene mucha relevancia. Por tanto no es gratuito que Brasil sea un país con un record desfavorable en cuanto se refiere a derechos humanos.

Para sus contradictores la fuerza es retratada con colores positivos, casi admirable. Nada más lejos de la realidad. Tropa de Elite es un manifiesto antisistema, un largometraje de denuncia. Un film que retrata un Río de Janeiro preso de todas las violencias que el narcotráfico puede producir.

Tropa de Élite; Una película que muestra cómo el idealismo y las buenas maneras se estrellan con la dura realidad de una sociedad en la que todos sin excepción hacen parte del problema. Mención aparte merece su banda sonora que combina el funk, el rap y ritmos propios del Brasil. En un momento en el que la cartelera de cine se puebla de filmes de acción epidérmicos. Y que están destinados a fenecer en nuestros recuerdos al finalizar la proyección. Es bueno volver a una gran película con un poderoso mensaje.

Más noticias sobre Cine

Andres Vargas

Historiador profesional, educador, obsesionado por el cine y la literatura. No hay nada más hermoso que un film con trasfondo histórico y que esté basado en una obra literaria.

andres-vargas has 55 posts and counting.See all posts by andres-vargas