La tragedia de Armero revisitada desde el cine 32 años después.

Se estrenó el pasado 21 de septiembre la esperada película colombiana Armero, basada en la tragedia que enlutó a Colombia en los primeros días de noviembre de 1985. 

Armero inaugura el cine de tragedias en Colombia

En aquel fatídico día, 25,000 compatriotas perdieron la vida en Armero, tras la erupción del volcán Nevado del Ruiz.

El deshielo posterior tornó en una caudalosa avalancha que bajaba de la montaña alimentada por palos, lodo y piedras, arrasando el pueblo entero. Resalta y merece el aplauso general que en el país esos temas empiecen a tocarse. Hay mucho en esta golpeada nación (que por fin parece ver el fin de la larga noche de la violencia) que prostitutas, drogas y muertes. Celebramos que este tipo de productos cinematográficos se estén produciendo y hacemos un llamado a toda la comunidad de nuestra ciudad a apoyar con su asistencia este largometraje nacional.​
//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Las tragedias en este rincón del mundo son pan de cada día y por sobre todo, aquellas provocadas por la naturaleza. En una sociedad tan desigual, tan llena de carencias y tan carente de oportunidades, los más pobres -que en este  país son mas de la mitad de la población- terminan viviendo donde pueden, más no donde deben. Vivir entonces bajo el riesgo de una tragedia natural es una realidad en Colombia. Tan evidente como lo es nuestra absoluta falta de interés en solucionar dicha problemática. Si se le suma a la ecuación la venalidad e ineptitud de la clase política colombiana, la tragedia está asegurada.

Nunca esta nación ha enfrentado una situación de esa enormidad; esperemos que nunca tenga que volver a hacerlo. Un pueblo próspero, lleno de buenas gentes trabajadoras, se acostó con normalidad y nunca volvió a despertar.

No es mucho lo que recordamos los que para esos días éramos apenas unos niños. Sólo el ver a los adultos a nuestro alrededor llorando. La televisión transmitiendo desde los lugares de acopio en donde llegaban enormes cantidades de ayudas para los damnificados. Tomas de la ciudad con la narración escalofriante de un piloto por radio: « Armero quedó arrasado».

Gentes saliendo del barro, completamente anegados en el lodo, y que, como muertos vivientes, contaban su tragedia; madres, padres, hijos, esposos, todos desaparecidos. Y el símbolo de la tragedia: la pequeña Omayra Sánchez, su anhelo de vivir, su preocupación por la escuela. La impotencia de los rescatistas que con lágrimas en los ojos admitían no poder hacer nada por salvar su vida. Armero es puro talento nacional en una producción colombiana. Así sea para no olvidar, y homenaje a los caídos de ese 13 de noviembre de 1985, debemos ver.

Más publicaciones sobre CINE

Andres Vargas

Historiador profesional, educador, obsesionado por el cine y la literatura. No hay nada más hermoso que un film con trasfondo histórico y que esté basado en una obra literaria.

andres-vargas has 56 posts and counting.See all posts by andres-vargas