Una historia de violencia hecha película: La Sargento Matacho.

Se estrena La Sargento Matacho, un largometraje sobre un personaje del periodo de La Violencia.

Colombia es un país, para nadie es un secreto, que ha vivido toda su historia en guerra. El trasegar de la violencia inicia con la guerra de independencia, se mantiene con las 9 guerras civiles generalizadas. Las 30 regionales y los incontables alzamientos, asonadas y levantamientos de cuartel durante todo el siglo XIX.

El siglo XX lo recibió Colombia en medio de una guerra civil, la de los mil días. Esa que se configuró como la segunda más mortal del continente americano, solo superada por la guerra civil norteamericana. En los años 30, el descontento popular y la falta de espacios políticos alternativos. Fueron el caldo de cultivo que desató lo que los historiadores van a llamar La Violencia. Y que detonará con el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, el 9 de abril del 48. Avante el tiempo, y al margen de la violencia política -que nunca cesó- se vino a instalar en nuestro país la violencia derivada del tráfico de estupefacientes. Tara que hasta hoy combatimos.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La Sargento Matacho (2015) el film del que hoy hablaremos, entronca con esa violencia partidista. Inicua, que enfrentó a hermanos que solo se diferenciaban por su adhesión a un color –el rojo del liberal o el azul del conservador-. Y a un supuesto ideario político que nunca estuvo claro y que el pueblo siempre entendió como la eliminación del otro.

En La Sargento Matacho encontramos a Rosalba Velasco (Fabiana Medina), una campesina del sur del Tolima que sufre la tragedia de la muerte de sus hijos y esposo a manos de fuerzas del Estado.

El shock es tan profundo, que Rosalba muere y emerge a la vida una asesina sanguinaria: la Sargento Matacho. Entre 1948 y 1962, la violencia partidista cobró la vida de 200,000 compatriotas y el desplazamiento de millones de colombianos.
Tan traumática fue esta experiencia, que recién ahora, con la paz que se avizora, Colombia empieza a conversar sobre sus heridas. Y como no, el cine es un vehículo ideal para ello.

Los hermosos paisajes de este largometraje, la cuidada producción y las excelentes actuaciones, contrastan con la realidad de la historia. Una de muertes, de injusticias, de acabar por medio de las balas y el cuchillo del carnicero a todo aquel que esté en contra del pensamiento del que ostenta el poder. Colombia es un país que apenas ahora empieza a entender cómo fue su pasado, violento y azaroso. Esfuerzos cinematográficos como el de La Sargento Matacho deben apoyarse. Ya que si bien hacer una película en Colombia ya no es la proeza increíble de otros tiempos, sí sigue siendo difícil llevarla a cabo. Y se hace más meritorio si es un film con un trasfondo histórico. Que tiene como objetivo mirar nuestros errores del pasado.

No es que un filme evidentemente comercial no sea de admirar, ni merecedor de apoyo. Pero Matacho busca ese algo más que es el arte: dar una visión del mundo desde el ojo del artista.

La Sargento Matacho es una historia de la violencia colombiana

Más noticias de CINE

Andres Vargas

Historiador profesional, educador, obsesionado por el cine y la literatura. No hay nada más hermoso que un film con trasfondo histórico y que esté basado en una obra literaria.

andres-vargas has 46 posts and counting.See all posts by andres-vargas