¿Es Cali una ciudad racista realmente? ¿Usted qué cree?

Cada año, justo por estas fechas, cuando se realiza el Festival Petronio Álvarez en la ciudad, se revive la misma polémica. ¿Es Cali una ciudad racista?

Este 2017 no fue la excepción, solo que esta vez, la llama se avivó gracias a dos situaciones en particular que acapararon la atención de los medios locales y nacionales.

El Alcalde del 8

Por una parte, las desafortunadas declaraciones del alcalde, Maurice Armitage, en el programa Primera Hora, del nuevo Canal 1. En donde, de forma despectiva, el mandatario local se refirió a los ‘negros’ como si fueran una raza alienígena que llegó a invadir la ciudad.

“Nosotros en Cali tenemos muy buena relación con los negros”, fueron sus palabras exactas.

Esto hizo que varios actores sociales, en su mayoría afrocolombianos, se despacharan en contra del mandatario local, tildándolo de racista. 

El infortunio del señor Armitage, continuo cuando a su llegada a Cali, un grupo de periodistas lo abordó y le preguntó directamente sobre el asunto.                                                                       Este, que estaba acompañado por el señor Ray Charrupi, director de ‘Chao Racismo’, no supo explicarse y terminó ‘embarrandola’ aún más.

A este tropiezo del alcalde con los periodistas. Se le suma que, el señor Charrupi, mencionado anteriormente. De forma atrevida, quiso responder por el alcalde, para ‘hacerlo quedar bien’. Pero solo consiguió hundirlo más.

Cabe mencionar que Ray, trabaja directamente con el alcalde. Esto después de haber sido uno de los grandes detractores de las alcaldías pasadas. Y todo porque esas, no tenían en cuenta lo suficiente a la población afro.

Por ahí dicen que, la mejor forma de acallar a la oposición, es dándole un cargo.

Dani el ‘racista irreverente’.

El otro suceso mediático que avivó la polémica racista, fue protagonizado por el periodista Daniel Vivas, conocido como ‘Dani Matamoros’. Después de una columna que este escribió en el portal web del periódico El Tiempo. En donde se burlaba y criticaba de manera irónica y pesada el festival de música del pacífico Petronio Álvarez.

“Yo la verdad con ese jolgorio multiétnico racial sobrevalorado nunca he podido”. La columna del blogguero, que fue retirada días después, debido a la polémica, está llena de adjetivos como ‘cochinada’, ‘sobrevalorado’, ‘sucio’ ‘negras calientes’, entre otros.

Lo que hizo que un gran número de personas se lanzaran en contra en su contra por redes sociales.

Incluso famosos criollos como Adriana Lucia, Ronald Mayorga y el grupo Chocquibtown, mostraron su descontento con lo escrito por Matamoros.

Por si fuera poco, al señor no le bastó con lo escrito en su espacio en El Tiempo y se volcó a su perfil de Twitter, en donde dijo lo siguiente: “¡Uy! ¿Qué es ese olor a mierda? – Es que ya empezó el Petronio Álvarez”. Lo que lo terminó de hundir o elevar más, depende de como se mire.

cali ciudad racista




El trasfondo de la polémica

Estos dos acontecimeintos, hicieron que el tema del racismo en Cali y en el país en general, reviviera. Un tema que por años ha estado en boca de todo el mundo.

Los medios locales lo han evidenciado. Ha sido visible desde los ataques de los miembros de la fuerza pública a personas afro, hasta en  situaciones más complejas y mediáticas como el sonado caso del Soldado Micolta del programa Sábados Felices. O el comentario del diputado paisa, Rodrigo Mesa, quien aseguraba que “invertir en el Chocó era como perfumar un bollo”.

Quizás, en casos particulares, como el del alcalde, se haya exagerado al tildarlo de racista por un comentario que, como muchos otros que ha hecho durante su mandato, solo fue desafortunado y mal elaborado.

No por nada, su alcaldía es la que más funcionarios afrocolombianos ha tenido, en comparación con las demás.

Pero, otros casos como el de Matamoros, en donde, se trata de justificar el racismo y la ignorancia cultural, con la irreverencia y el humor negro. Dejan claro que, tanto la ciudad, como los caleños, tienen una alta dosis de racismo en sus ‘venas’.

Basta solo con leer los comentarios en Twitter de quienes apoyaban a Matamoros. Algunos afirmando que “los negros se ofenden por todo”.  

También es valido recordar las campañas en redes sociales rechazando el retiro del personaje del Soldado Micolta del programa humorístico. En las que, los internautas, la mayoría de ellos ‘blancos’, aseguraban que su humor no era racista y que, ahí va de nuevo, “los negros se ofenden por todo”. 

Cali una ciudad racista ¿o no?

Pero, ¿cómo alguien, que no está en determinada situación, va a tener el criterio de decir si algo es o no ofensivo? ¿No se supone que es quien se ofende, quien debe determinarlo?

¿Cómo alguien que no es ‘negro’, ‘afro’, ‘mulato’, va a saber que se siente ser discriminado por tener la piel más oscura? ¿No es acaso el racismo, por decirlo de algún modo, algo subjetivo?

Lo cierto que es, mientras sigan existiendo personajes como Matamoros, que creen que ‘la libertad de expresión’ es escribir cualquier idiotez en las redes sociales. Seguirían existiendo los estigmas sociales; raciales, sexuales, de género, etc.

El tema de la discriminación es complejo y difícil de entender para muchos. Una persona blanca nunca sabrá que se siente ser discriminada por ser negro. Un heterosexual nunca sabrá que se siente ser discriminado por ser homosexual. Y un hombre nunca sabrá que se siente ser discriminado por ser mujer.

Más publicaciones

Dam Mina

Comunicador social. Periodista. Realizador audiovisual. Escritor aficionado. Fanático #1 de Shakira y tío enamorado. ¡Por qué hacer las cosas mal si las puedes hacer bien!

dam-mina has 34 posts and counting.See all posts by dam-mina